domingo, 14 de enero de 2018

Ilustradores: Marina Lie.

Marina Lie es una artista bielorrusa que emplea el Digital Painting en sus obras, además de otras técnicas de collage, diseño y fotomanipulaciones.


















Moda gótica: ¿Existe el NormGoth?

Hace unos años se puso de moda una tendencia llamada "normcore" que consiste básicamente en un estilo de vestir que apuesta por la sencillez y la elegancia a través de una moda clásica y atemporal que huye de las tendencias.

Personalmente, no es un estilo que pegue conmigo pues lo considero bastante anodino y aburrido, pero esta clase de ideas siempre me sirven para trasladarlas al ámbito gótico y reflexionar sobre muchas cosas.

El caso es que me pregunté si esa idea es trasladable a la estética gótica, es decir, si podemos hablar de un normgoth como de estilo gótico que busca la sencillez y la elegancia, evitando modas pasajeras que se dan dentro de la propia estética gótica.


Si hay algo que caracteriza la estética gótica es la enorme variedad de estilos, casi podríamos decir que hay tantos como personas ya que cada cual interpreta y adapta la moda gótica a su manera, añadiendo luego elementos con los que se siente representado. Ello permite personalizar el estilo y hacerlo único.

Dentro del amplio abanico de estilos, tenemos aquellas personas que apuestan por un estilo muy recargado, que llama la atención entre góticos y no góticos. No es que el objetivo de sus looks sea en realidad llamar la atención de forma gratuita, sino que tan sólo estas personas disfrutan vistiendo de ese modo.


Estos estilos no son aptos para todo el mundo. No todos pueden permitirse looks tan recargados y llamativos por toda suerte de motivos (laborales, económicos, etc...), pero igualmente tampoco es un estilo que necesariamente agrade a todo el mundo. Con todo, hay que reconocer que son precisamente este tipo de looks los que la gente común suele identificar con la estética gótica.

Hay, no obstante, gente que, por comodidad y por sus propios gustos, opta por looks muy sencillos, que se centran en el negro, en ropa de líneas básicas y en pocos complementos y maquillaje, o incluso ninguno de los dos últimos. Estas personas viven la estética gótica de una manera más sosegada, pasando tan desapercibidos que incluso algunas personas no los identifican como góticos, acostumbrados a la imagen de la prensa y la televisión de looks más extremos.


Es cierto que muchos góticos viven la subcultura "obsesionados" por el elemento estético, gastando ingentes cantidades de dinero en ropa y siempre al tanto de nuevos productos, modas y tendencias que se generan dentro del mundo gótico.

Frente a esta situación, otros muchos optan por fijar sus intereses en otros campos, normalmente artísticos o literarios, dándole al estético la menor importancia. Más que una forma de expresión, el aspecto constituye una forma de sentirse a gusto consigo mismo sin necesidad de gritar a los cuatro vientos el interés por lo gótico.


Sin embargo, lo cierto es que el normcore no surge tanto como contracorriente estética (mucho menos de pensamiento), sino como una tendencia más entre muchas otras. Lo anodino se convierte en tendencia en un intento de desligarse de las modas para evitar las tendencias "del rebaño". Y desde mi modesto planteamiento, ser original siendo "como todos los demás" sin mostrar un rasgo diferenciador, es un contrasentido.

Al final, por muy sencillo que sea tu armario gótico, no es simplemente una elección estética, lleva también aparejada una elección cultural e incluso espiritual. El objetivo en sí mismo no es ser anodino, sino sencillamente ser uno mismo. La obsesión por las tendencias no deja espacio a la personalidad de cada cual, pero el decidir no seguirlas por una especie de "rebeldía pasajera" no deja de ser tendencia en sí mismo, y al final es igual de voluble que cualquier otra moda.


En ese sentido, aunque no soy fan de los estilos gótico ultrasencillos porque no pegan conmigo, sí pienso que la elección de los mismos no desvirtúa el interés por lo gótico. Es por ello que creo que no puede hablarse de un "normgoth", en todo caso de un estilo "gótico casual", pues también en su simplicidad el estilo gótico es capaz de expresar mucho.


domingo, 7 de enero de 2018

Los cráneos gigantes de Ron Mueck invaden la National Gallery.

Ron Mueck llenó la National Gallery de Melbourne, Australia, con cien cráneos gigantes moldeados a partir de piezas reales. Además de ser una forma de exploración de las facetas del ser humano, es un homenaje a un símbolo común a muchas religiones y que ha estado presente a lo largo de toda la Historia en el arte.













viernes, 5 de enero de 2018

Mis compras: primer pedido a Gothic Zone. Experiencia y reseña de los productos.

Mi primera compra en Gothic Zone la hice cuando tenía 18 ó 19 años en la época en la que comencé a "gotiquear" mi vestuario por completo y en la que había pocas tiendas de ropa de este tipo en España. Compré tres faldas de terciopelo negro de distintos modelos que sigo conservando a día de hoy y dándoles uso.


Lo cierto es que no había vuelto a comprar en esta tienda, y recientemente me alegró descubrir que sigue funcionando. Pienso que una tienda no sólo demuestra la calidad de su servicio cuando haces una compra cualquiera, sino también, y sobre todo, cuando ha de solucionar un problema. El caso es que tuve un problema con un pedido, y ésta fue mi experiencia con ellos.

  • Pedido desaparecido y atención al cliente.

A mediados de diciembre realicé un pedido que se componía de dos cosas: un top y un colgante. El top no se encontraba en stock por lo que tardaría en llegar hasta que lo hubieran repuesto, pero no me importaba esperar. Me registré, realicé el pedido y el pago y recibí los correspondientes emails de confirmación. Los costes de envío son de 5€, siendo gratuitos a partir de 70€.


Como ya habían pasado unas dos semanas desde que lo había hecho, decidí comprobar cuál era el estado del pedido. Pero he aquí que cuando intentaba entrar en mi cuenta creada en la web, me decía que ésta no existía y que no había ningún pedido con ese email de confirmación.

Me puse en contacto con la tienda mediante un email explicándoles el problema. En la misma mañana me respondieron disculpándose porque en el mes de diciembre hubo un problema con el servidor y hubo pedidos que, aunque al cliente le constase que se hubiesen hecho bien, a la tienda no le aparecían como realizados.

Me dijeron que el colgante que había pedido sí lo tenían en tienda, pero el top continuaban sin tenerlo en stock. Así que me ofrecieron la posibilidad de o bien pedir el top (pero tardaría 15 días), o bien elegir otra cosa de la tienda que tuvieran en stock, aunque fuera un poco más caro, pero sin tener que abonar la diferencia a modo de compensación.

Al cabo de un rato les respondí con la nueva prenda que había elegido, y en esa misma mañana realizaron el envío de mi pedido, el cual me llegó por mensajería al día siguiente. Así que en ese sentido, bravo por el servicio de atención al cliente de la tienda, su rapidez y el detalle que tuvieron conmigo.

  • Reseña del pedido.

En cuanto al pedido en sí, vino en su correspondiente bolsa de Seur, y dentro venía envuelto en una bolsa de la tienda (la cual está genial y pienso guardar como oro en paño hasta que haga un nuevo pedido XD).





Decidí ser un poco práctica y escogí una rebeca abotonada de la marca Banned, la cual no había comprado nunca. Es negra decorada con unos preciosos motivos egipcios en blanco.


Sobre el tallaje, en la tienda advertían que la talla S de la marca corresponde a una 36 española. El caso es que yo suelo usar la 38 en partes de arriba, pero la rebeca me está perfectamente. No me queda estrecha, ni excesivamente apretada ni se abre por el centro. Además es muy elástica y tienda a estirar.





El tejido es muy suave y agradable, de un grueso medio, ideal para utilizar en un día de frío acompañada de otras capas. Su precio es de 36€, y partiendo de la idea de que la ropa gótica nunca es barata, teniendo en cuenta el diseño y la calidad de los materiales, está bastante bien.

Completé mi pedido con un colgante de la marca The Rogue and the Wolf, por la que tenía cierta curiosidad. Es una marca de joyería que se ha hecho relativamente famosa (a nivel gótico), y que podéis identificar por ser totalmente negra y centrarse en símbolos esotéricos.



Compré este colgante que simboliza las fases lunares. El material es plástico pero se hace usando impresoras 3-D. El acabado es bueno, aunque el tacto es rugoso. Incluye un cordón negro con cierre de mosquetón.




El precio del colgante es de 17€. La simbología es bonita y mola que sea en negro. Pero si no llega a ser porque este pedido era un regalo que me hacían, no me lo hubiese comprado. Creo que el precio es elevado considerando el material, y antes recomendaría otras marcas como Restyle si buscáis bisutería gótica barata.

Looks inspiradores: Anne Rice.

A Anne Rice le encantan las camisas abullonadas y con chorreras, los grandes collares y contrastar colores. Quizás me gustaba más su estilo de cuando era joven, el cual era un poco más atrevido. Pero su actual forma de vestir, más madura y de líneas sencillas, también es interesante.